#Fixed Mobile

La Parashat Nitzavim-Vayeilej: Reflexiones Profundas

Reflexiona sobre nuestra relación con lo Divino, la responsabilidad del legado judío y el eterno llamado al retorno. Sumérgete en este viaje de fe y tradición

La Parashat Nitzavim-Vayeilej: Reflexiones Profundas

Introducción

Que encontraras aquí
  1. Reflexiona sobre nuestra relación con lo Divino, la responsabilidad del legado judío y el eterno llamado al retorno. Sumérgete en este viaje de fe y tradición
  2. Introducción
  3. La Unidad del Pueblo
    1. Klal Yisrael: Unidad en la Diversidad
    2. Renovación del Pacto
  4. Accesibilidad y Pertinencia de la Torá
  5. Nitzavim y Vayeilej: Firmeza y Transición
  6. Renovación del Pacto: Trascendiendo el Tiempo y el Espacio
  7. Teshuvá: El Retorno a la Esencia
  8. Responsabilidad y Cuidado: Las Advertencias de la Parashat
  9. La Transmisión de la Sabiduría: Una Responsabilidad Continua
  10. Guardianes de la Torá: Luz para las Naciones
  11. Conclusión: La Plegaria por la Paz y la Sabiduría

La Parashat Nitzavim-Vayeilej, ubicada en el libro del Deuteronomio, es una sección esencialmente cargada de reflexiones y enseñanzas profundas. Varios comentaristas y rabinos a lo largo de la historia han indagado en su contenido y han desentrañado lecciones esenciales que resuenan a lo largo de las generaciones.

La Unidad del Pueblo

Klal Yisrael: Unidad en la Diversidad

"Ustedes están todos parados hoy ante el Señor su Dios…" (Deuteronomio 29:9). Los sabios del Talmud, al interpretar este versículo, han enfatizado la unidad del pueblo judío. Es como si el pueblo entero estuviera de pie como un solo hombre, con un solo corazón, unido ante Dios. El concepto de "Klal Yisrael" (el colectivo de Israel) es central aquí. El pueblo judío, a pesar de sus diferencias individuales, se une en su relación con Dios y en su compromiso con la Torá.

Renovación del Pacto

El Ramban (Nahmánides) reflexiona sobre cómo este versículo también puede aludir a la renovación del pacto entre Dios y el pueblo judío. No es simplemente un recuerdo de lo que sucedió en el Monte Sinaí, sino una afirmación continua de ese compromiso.

pinchar en la imagen para ver el video

Accesibilidad y Pertinencia de la Torá

Por otro lado, la inclusión de todos, desde el leñador hasta el sumo sacerdote, en este versículo enfatiza la idea rabínica de que cada judío tiene un papel en el mantenimiento y la transmisión de la Torá. No es tarea de una élite. La sabiduría y las enseñanzas de la Torá son accesibles y pertinentes para todos, independientemente de su estatus o profesión.

Nitzavim y Vayeilej: Firmeza y Transición

El término “Nitzavim” nos habla de una firmeza inquebrantable. Los rabinos y sabios del Talmud ven en esta postura una representación de la determinación y el compromiso del pueblo judío con la Torá y con Hashem. Rashi, el famoso comentarista medieval, sugiere que "estar firme" frente a Dios significa estar en un estado de preparación y disposición para recibir las enseñanzas divinas, no como meros espectadores, sino como participantes activos. Al estar "firmes", nos anclamos en nuestra herencia y nos preparamos para enfrentar los desafíos que vienen con la responsabilidad de ser portadores del legado judío.

La palabra “Vayeilej”, por su parte, nos lleva a una reflexión profunda sobre el legado y la transición. Moisés, siendo el líder más grande que ha tenido Israel, entiende que su tiempo en este mundo es efímero y que debe asegurarse de que la próxima generación esté lista. El Rabino Samson Raphael Hirsch ve en la transición de Moisés a Josué una lección sobre la humildad y el entendimiento de que, si bien las personas son mortales, la misión y las enseñanzas de Dios trascienden el tiempo.

La Parashat Nitzavim-Vayeilej: Reflexiones Profundas

Reflexionando sobre la idea de que "Vayeilej" no sólo es un acto físico de irse o de transición, sino que es un recordatorio constante del ciclo de la vida: nacimiento, crecimiento, declive y renovación. En este sentido, mientras Moisés se va, el mensaje de la Torá permanece, y mientras un líder se va, surge otro para guiar al pueblo.

El Midrash Tanjuma destaca cómo, antes de su partida, Moisés escribió trece Sifrei Torá, entregando uno a cada tribu y dejando uno en el Arca del Pacto como testimonio. Esto enfatiza el deseo de Moisés de que la palabra de Dios esté accesible y presente para todas las generaciones futuras.

Así, las palabras "Nitzavim" y "Vayeilej" en conjunto nos presentan un panorama dual: por un lado, la inquebrantable firmeza y compromiso del pueblo judío con la divinidad, y por otro, la comprensión de la transitoriedad humana frente a la eternidad de la palabra divina. Nos enseñan la importancia de permanecer firmes en nuestras creencias mientras reconocemos y nos preparamos para las inevitables transiciones de la vida.

Renovación del Pacto: Trascendiendo el Tiempo y el Espacio

La Parashat Nitzavim-Vayeilej: Reflexiones Profundas

La renovación del pacto en las porciones de Nitzavim y Vayeilej es una afirmación poderosa de la relación continua entre Dios y el pueblo judío. Los sabios del Talmud interpretan esta renovación como una muestra de que la Torá no es estática, sino viva y respira con cada generación. El Ramban comenta que esta Alianza trasciende el tiempo y el espacio, abarcando a todas las almas judías, tanto las que estaban presentes en ese momento como las que vendrían en el futuro.

Este concepto tiene una profunda resonancia en la ética judía. Nos llama a ser guardianes del mundo (Shomrei Adamah) y a actuar con responsabilidad, sabiendo que nuestras decisiones tienen un impacto en las generaciones futuras. Es una llamada a la "L'dor v'Dor" (de generación en generación), recordándonos que somos eslabones en una cadena ininterrumpida y que debemos transmitir un mundo y una fe sólidos a los que vienen después de nosotros.

Teshuvá: El Retorno a la Esencia

En cuanto al concepto de Teshuvá, es una de las enseñanzas más bellas y redentoras del judaísmo. El Rabino Soloveitchik, uno de los pensadores judíos más influyentes del siglo XX, describe la Teshuvá no solo como un retorno a Dios, sino también como un retorno a nuestro verdadero yo. Es una oportunidad de autoconocimiento y crecimiento espiritual.

El Talmud (Berajot 34b) nos dice que lugares en los que se encuentran aquellos que han hecho Teshuvá, incluso los justos completos no pueden estar. Esta idea refleja la profundidad de la transform

ación que puede alcanzar una persona al retornar a su esencia y a Dios.

Aunque uno se aleje por caminos equivocados, siempre puede volver gracias al amor y la misericordia infinitos de Dios. La Teshuvá es, por lo tanto, una danza eterna entre el humano y lo divino, un juego constante de alejamiento y acercamiento, pero siempre con la promesa de que el retorno es posible.

La Parashat Nitzavim-Vayeilej: Reflexiones Profundas

Responsabilidad y Cuidado: Las Advertencias de la Parashat

La Parashat Nitzavim-Vayeilej nos brinda una perspectiva esperanzadora y eterna. Nos recuerda que nuestra relación con Dios es un pacto interminable que se renueva con cada generación y que, sin importar nuestros errores, siempre se nos brinda una puerta abierta para volver. Es una invitación a vivir con propósito, responsabilidad y fe.

Las advertencias mencionadas en la Parashat no deben ser tomadas ligeramente. Como bien apuntan las interpretaciones rabínicas, son claras muestras del compromiso y seriedad de nuestra relación con Dios. El Talmud (en Tratado de Avodah Zarah 4b) nos dice que la relación entre Dios y el pueblo judío es como la de un esposo y su esposa. Las advertencias, entonces, son manifestaciones de preocupación y cuidado, un recordatorio constante de la profundidad de esa relación. Así como un cónyuge recordaría a su pareja los votos matrimoniales, Dios nos recuerda el pacto que hicimos en el Sinaí.

El Rabino Abraham Ibn Ezra, comentarista medieval, resalta que estas advertencias no son castigos arbitrarios, sino más bien consecuencias naturales de nuestras acciones. Si nos alejamos de la senda de la Torá y de nuestros valores, sufrimos las consecuencias en nuestro ser y en la sociedad. Es una reafirmación de la idea de que somos co-creadores de nuestro destino.

Reflexionar sobre estas advertencias también lleva a una introspección profunda. Maimónides, en su obra "La Guía de los Perplejos", destaca que el propósito de las advertencias es hacernos reflexionar, es despertarnos de nuestro letargo espiritual y llevarnos a una vida de propósito y significado.

La Transmisión de la Sabiduría: Una Responsabilidad Continua

La Parashat Nitzavim-Vayeilej: Reflexiones Profundas

Recordar la formación y las enseñanzas de rabinos antiguos es sumergirse en el vasto océano de sabiduría que es el judaísmo. Como dice el Pirkei Avot (Ética de los Padres): "Hazte un rabino, adquiere un compañero y da a todos el beneficio de la duda". Estudiar con rabinos y maestros es una forma de conectar con la cadena ininterrumpida de transmisión de la Torá, que se remonta a Moisés en el monte Sinaí.

Estas enseñanzas, que se han cuidado y transmitido a lo largo de los siglos, son la esencia de nuestra identidad y misión. La Torá no es una herencia de nuestros antepasados, sino un regalo que cada generación debe redescubrir y hacer suyo. Es nuestro deber, por lo tanto, seguir transmitiendo estas enseñanzas con el mismo amor, humildad y devoción con las que las hemos recibido.

Guardianes de la Torá: Luz para las Naciones

Al sumergirnos en las aguas profundas de Nitzavim-Vayeilej, nos encontramos con un mandato divino que resuena a través de los siglos: ser los guardianes y transmisores de la Torá. En el Talmud (Tratado de Shabbat 127a), se nos enseña que estudiar la Torá es equivalente a cumplir todos los mitzvot, demostrando así su centralidad en la vida judía.

El Rabino Eliezer ben Hurcanus, uno de los grandes tanaítas del siglo I, compara la Torá a un árbol de vida para aquellos que la aferran. Así, ser guardianes de la Torá es, en esencia, ser guardianes de la vida misma, de la esencia y el propósito de nuestra existencia.

La Parashat Nitzavim-Vayeilej: Reflexiones Profundas

Avanzar con valentía implica no sólo la fidelidad a nuestra fe, sino también la capacidad de enfrentar los desafíos contemporáneos armados con la sabiduría milenaria de nuestra tradición. Rashi, al comentar sobre la resistencia de Israel a lo largo de la historia, destaca la valentía del pueblo judío, que ha mantenido su fe incluso en medio de adversidades. Somos un testimonio vivo del poder de la resiliencia y la fe.

Ser el "pueblo elegido" no es un título de superioridad, sino más bien una responsabilidad. El Rabino Soloveitchik lo articuló bellamente al afirmar que ser elegido implica llevar la misión de ser luz para las naciones, de ser embajadores de la ética divina en el mundo.

Conclusión: La Plegaria por la Paz y la Sabiduría

Finalizamos con una plegaria que ha sido eco en el corazón de nuestro pueblo por milenios: que la paz (Shalom) - que no es sólo ausencia de conflicto, sino una plenitud y armonía integral - y la sabiduría de la Torá iluminen nuestros días, guiándonos hacia la verdadera realización de nuestra misión en este mundo.

¡Sube a bordo!

suscribete

¡Prometemos que nunca te enviaremos spam! Echa un vistazo a nuestra política de privacidad para obtener más información.

Te ha gustado la entrada La Parashat Nitzavim-Vayeilej: Reflexiones Profundas puedes ver mas entradas asi en nuestra categoria de Festividades y Parashat ha shabua.

Mas contenido de tu Interes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir