#Fixed Mobile

Guía Halájica para Purim: Leer la Meguilá, 23/03/24 Tarde al 24/03/24 Noche

Descubre la importancia de la lectura de la Meguilá de Ester en Purim, desde el 23/03/24 por la tarde hasta el 24/03/24 por la noche. Aprende sobre las tradiciones y leyes halájicas que rodean esta festividad judía

Que encontraras aquí
  1. Descubre la importancia de la lectura de la Meguilá de Ester en Purim, desde el 23/03/24 por la tarde hasta el 24/03/24 por la noche. Aprende sobre las tradiciones y leyes halájicas que rodean esta festividad judía
  2. La Importancia de la Lectura de la Meguilá
  3. Aspectos Halájicos Relacionados con la Lectura de la Meguilá
    1. 1. Obligación de Escuchar la Meguilá
    2. 2. **Lectura Pública y Comunitaria**
    3. 3. Lectura de un Pergamino
    4. 4. Bendiciones Antes y Después de la Lectura
    5. 5. Atención y Concentración Durante la Lectura
    6. 6. Variaciones en la Lectura
    7. 7. Leyendo para Otros
    8. 8. La Importancia de la Alegría en Purim
    9. 9. Tiempo de la Lectura
    10. 10. Correcciones Durante la Lectura
    11. 11. Respeto por el Rollo de la Meguilá
    12. 12. Participación de la Comunidad
    13. 13. Adaptaciones para Personas con Discapacidades
    14. 14. La Meguilá en la Diáspora
    15. 15. Reflexión y Gratitud
  4. En resumen

La lectura de la Meguilá de Ester es una práctica esencial en la celebración de Purim, la festividad judía que conmemora la salvación del pueblo judío en el antiguo Imperio Persa. Según la narrativa bíblica, la reina Ester y su primo Mardoqueo lograron frustrar los planes del malvado Hamán, quien buscaba exterminar a los judíos. La Meguilá de Ester, también conocida como el "Libro de Ester", relata estos acontecimientos y su lectura es una mitzvá (mandamiento) que debe ser cumplida tanto por hombres como por mujeres durante Purim.

La Importancia de la Lectura de la Meguilá

La importancia de la lectura de la Meguilá radica en su capacidad para transmitir las enseñanzas y valores fundamentales de la festividad de Purim. A través de esta lectura, se recuerda la importancia de la fe, la valentía y la solidaridad en momentos de adversidad. Además, se destaca el papel de la Providencia divina en la protección y salvación del pueblo judío.

Desde el punto de vista halájico (ley judía), la lectura de la Meguilá debe realizarse en voz alta y en presencia de una congregación, para cumplir con el precepto de "publicitar el milagro" que ocurrió en los tiempos de Ester y Mardoqueo. Es costumbre que los asistentes hagan ruido con matracas o instrumentos similares cada vez que se menciona el nombre de Hamán, como símbolo de desprecio hacia el enemigo de los judíos.

La celebración de Purim y la lectura de la Meguilá de Ester son momentos de alegría y festividad, en los que se recuerdan los valores de justicia, valentía y fe que han guiado al pueblo judío a lo largo de su historia. La lectura comienza el 23/03/24 por la tarde y termina el 24/03/24 por la noche, siendo una ocasión para reflexionar sobre el pasado y reafirmar la identidad y la unidad de la comunidad judía.

Aspectos Halájicos Relacionados con la Lectura de la Meguilá

1. Obligación de Escuchar la Meguilá

Todo judío, incluyendo hombres, mujeres y niños que hayan alcanzado la edad de la educación religiosa (generalmente alrededor de los 6 o 7 años), está obligado a escuchar la lectura de la Meguilá tanto en la noche de Purim como en el día siguiente. La obligación de las mujeres de escuchar la Meguilá se basa en el principio de "af hen hayu b'oto ha'nes" (ellas también estuvieron involucradas en ese milagro), ya que Ester, una mujer, jugó un papel crucial en la historia de Purim.

La importancia de escuchar la Meguilá se extiende más allá de la mera audición de las palabras. Se considera que cumplir con este mandamiento requiere entender y absorber el mensaje y las enseñanzas que transmite la historia de Ester. Por lo tanto, es aconsejable que aquellos que escuchan la Meguilá sigan el texto en un libro impreso o un pergamino para mejorar su comprensión y concentración.

Además, la halajá (ley judía) establece que la Meguilá debe ser leída de un rollo escrito a mano, conocido como un pergamino de Ester o "Meguilat Ester", y no de un libro impreso. Este pergamino debe ser preparado de acuerdo con normas específicas, similares a las utilizadas para la escritura de un Sefer Torá.

En resumen, la obligación de escuchar la Meguilá de Ester es un mandamiento central en la celebración de Purim, que enfatiza la importancia de recordar y reflexionar sobre la historia y los valores que representa esta festividad.

2. **Lectura Pública y Comunitaria**

La Meguilá se lee típicamente en una congregación, en la sinagoga, para cumplir con el principio de "pirsumei nisa" (publicidad del milagro), destacando así la naturaleza milagrosa de los acontecimientos. La lectura comunitaria no solo sirve para cumplir con este mandamiento, sino que también fortalece el sentido de comunidad y unidad entre los miembros de la congregación. Escuchar la Meguilá en grupo refuerza la idea de que el milagro de Purim fue una experiencia compartida por todo el pueblo judío y que su celebración es un acto colectivo de agradecimiento y recordatorio.

Sin embargo, si alguien no puede asistir a una lectura comunitaria, por razones de salud, distancia o cualquier otro impedimento, puede cumplir la mitzvá escuchando la Meguilá en un grupo más pequeño o incluso en privado. Aunque la preferencia siempre es la lectura pública, la ley judía reconoce la importancia de asegurar que cada individuo tenga la oportunidad de cumplir con este mandamiento. Por lo tanto, se hacen arreglos para lecturas adicionales en hospitales, residencias de ancianos y otros lugares donde las personas puedan tener dificultades para asistir a una sinagoga.

Es importante mencionar que, incluso en una lectura privada o en un grupo pequeño, se deben seguir las mismas normas halájicas que en una lectura pública, incluyendo la utilización de un pergamino de Ester y la observancia de las reglas de pronunciación y entonación adecuadas.

3. Lectura de un Pergamino

La Meguilá debe ser leída de un rollo escrito a mano en hebreo, cumpliendo con las leyes de la escritura sagrada. Este aspecto de la mitzvá enfatiza la conexión directa con la tradición y la autenticidad de la experiencia religiosa. El pergamino, conocido como "Meguilat Ester", debe estar completo y correctamente preparado según las leyes de la "safrut" (escritura de textos sagrados), que incluyen requisitos específicos sobre el tipo de tinta, el material del pergamino y la forma de las letras.

La preparación y el uso de un pergamino de Ester resaltan la importancia de preservar la integridad y la santidad de los textos judíos. Al leer la Meguilá de un rollo escrito a mano, se mantiene una conexión tangible con las generaciones pasadas que han celebrado Purim de la misma manera. Esta continuidad histórica y cultural es un elemento clave en la observancia de la festividad.

La lectura de un libro impreso no cumple con la mitzvá, ya que carece de la santidad y la autenticidad requeridas para la lectura de la Meguilá. Por lo tanto, se hace hincapié en la importancia de acceder a un pergamino adecuadamente preparado para la celebración de Purim, asegurando así que la mitzvá se cumpla de manera apropiada y significativa.

4. Bendiciones Antes y Después de la Lectura

Antes de comenzar la lectura de la Meguilá, se recitan tres bendiciones que marcan el inicio de esta ceremonia solemne y significativa. La primera bendición, "al mikra Meguilá", se enfoca en la mitzvá específica de leer la Meguilá de Ester, conectando directamente con la tradición y el mandamiento de escuchar la historia de Purim. La segunda, "she'asa nisim" (sobre los milagros realizados), agradece a Dios por los milagros realizados para nuestros ancestros en esos días, en este tiempo, resaltando la naturaleza milagrosa de los eventos de Purim. La tercera bendición, "shehecheyanu", expresa gratitud por haber alcanzado este momento, reconociendo la importancia de cada festividad judía en la continuidad de la vida y la fe.

Después de la lectura, se recita la bendición "Harav et riveinu", la cual agradece a Dios por luchar en nuestra batalla y por la salvación proporcionada, resumiendo el tema de la victoria y la supervivencia en la historia de Purim. Esta secuencia de bendiciones antes y después de la lectura de la Meguilá enmarca la lectura dentro de un contexto de gratitud, memoria y celebración religiosa.

Estas bendiciones no solo preparan al individuo para la escucha atenta y reflexiva de la Meguilá, sino que también enlazan la experiencia personal con la colectiva, recordándonos la importancia de la comunidad y la solidaridad en la observancia de las mitzvot (mandamientos). La recitación de estas bendiciones es un momento de reflexión y reconocimiento de la continuidad de la fe judía a través del tiempo y las generaciones.

5. Atención y Concentración Durante la Lectura

La escucha atenta y consciente de cada palabra de la Meguilá es fundamental para cumplir con la mitzvá de manera adecuada. Esto subraya la importancia de la Meguilá no solo como un texto a ser recitado, sino como una historia que debe ser escuchada y comprendida. La atención plena durante la lectura asegura que el mensaje y las enseñanzas de la historia de Ester sean internalizados por los oyentes.

Si, por alguna razón, se pierde alguna palabra durante la lectura pública, es necesario leerla de un texto impreso para cumplir con la mitzvá. Esto destaca la importancia de cada palabra en la narrativa y la necesidad de una comprensión completa del texto. No obstante, la lectura del pergamino sigue siendo esencial para la observancia adecuada de la mitzvá.

No se deben realizar interrupciones durante la lectura, lo que refleja la seriedad y la solemnidad del acto de escuchar la Meguilá. La concentración y el respeto por la lectura son esenciales para mantener la atmósfera de reverencia y reflexión que caracteriza a esta mitzvá.

La atención completa al texto durante la lectura de la Meguilá no solo es una cuestión de cumplimiento ritual, sino también una expresión de respeto y aprecio por la historia y los valores que representa. La observancia cuidadosa de esta mitzvá fortalece la conexión personal y comunitaria con la tradición y la historia judías.

6. Variaciones en la Lectura

Durante la lectura de la Meguilá, se emplean ciertas variaciones en la entonación y el volumen para resaltar aspectos específicos de la historia. Por ejemplo, los nombres de los diez hijos de Hamán se leen en voz más alta o con un tono diferente, lo que subraya la importancia de este pasaje en la narrativa de la derrota de los enemigos de los judíos. Estas variaciones en la lectura no son meramente ornamentales, sino que tienen el propósito de enfatizar y profundizar en la comprensión de los eventos relatados.

Además, es costumbre que la congregación haga ruido con matracas o golpee los pies cuando se menciona el nombre de Hamán, como una forma de "borrar" simbólicamente su nombre y expresar el rechazo a su maldad. Esta práctica, conocida como "la'ashemirat Hamán" (el borrado de Hamán), es una expresión de la alegría y la victoria sobre los enemigos del pueblo judío. Sin embargo, es importante que este ruido no interfiera con la obligación de escuchar cada palabra de la Meguilá. Por lo tanto, se debe hacer en momentos específicos y de manera que no impida la comprensión de la lectura.

Estas variaciones y costumbres en la lectura de la Meguilá añaden una dimensión adicional a la experiencia de Purim, enriqueciendo la celebración con simbolismo y expresiones de júbilo. Al mismo tiempo, se mantiene el enfoque en la importancia de escuchar atentamente cada palabra de la Meguilá para cumplir con la mitzvá de manera adecuada.

7. Leyendo para Otros

La práctica de leer la Meguilá en nombre de otras personas se basa en el principio de "shomea ke'one" (escuchar es como recitar), que permite que un individuo cumpla con la mitzvá de la lectura a través de la escucha atenta de la recitación de otro. Esta norma es fundamental en la observancia comunitaria de Purim, ya que permite que un lector calificado recite la Meguilá en voz alta para toda la congregación, facilitando así que todos los presentes cumplan con su obligación.

Para que esta práctica sea válida, tanto el lector como los oyentes deben tener la intención de cumplir la mitzvá. El lector debe tener en mente que su recitación está destinada a cumplir la obligación de aquellos que escuchan, y los oyentes deben escuchar con la intención de cumplir su propia obligación de escuchar la Meguilá. Esta intención compartida es esencial para que la lectura sea considerada válida para todos los participantes.

La lectura comunitaria de la Meguilá en la sinagoga no solo cumple con el mandamiento de escuchar la Meguilá, sino que también refuerza el sentido de unidad y solidaridad dentro de la comunidad. Al experimentar juntos la lectura de la Meguilá, los miembros de la congregación comparten una conexión espiritual y cultural, reafirmando su compromiso colectivo con las tradiciones y valores judíos.

8. La Importancia de la Alegría en Purim

La lectura de la Meguilá no es solo un acto de cumplimiento de una mitzvá, sino también una expresión de la alegría y el agradecimiento por la salvación del pueblo judío. La festividad de Purim se caracteriza por su atmósfera de júbilo y celebración, reflejando la naturaleza milagrosa de los acontecimientos que se conmemoran.

Por lo tanto, es tradicional que la lectura de la Meguilá se realice en un ambiente festivo, con la comunidad reunida para celebrar juntos. Este ambiente de fiesta no solo honra la memoria de la salvación del pueblo judío, sino que también fomenta la unidad y la alegría colectivas. La lectura de la Meguilá se convierte en el centro de una celebración comunitaria que incluye cantos, disfraces y expresiones de felicidad.

Después de la lectura, es común que se realicen festividades adicionales, comidas festivas y se intercambien regalos de alimentos (mishloach manot) entre amigos y familiares. Además, se da especial importancia a la práctica de dar donativos a los pobres (matanot la'evyonim), cumpliendo así con el mandamiento de compartir la alegría de Purim con aquellos que son menos afortunados.

En resumen, la alegría y la generosidad son aspectos centrales de la celebración de Purim. La lectura de la Meguilá y las festividades asociadas a ella reflejan el espíritu de gratitud, alegría y solidaridad que caracteriza a esta festividad.

9. Tiempo de la Lectura

La lectura de la Meguilá debe realizarse en dos momentos específicos: durante la noche de Purim y luego repetirse durante el día. Este requisito subraya la importancia de conmemorar los eventos de Purim tanto en la oscuridad de la noche como en la luz del día, simbolizando la transformación de la angustia a la alegría que experimentó el pueblo judío.

La lectura nocturna suele hacerse al anochecer, después de las oraciones de Arvit (la oración vespertina). Este momento se elige para marcar el inicio de la festividad y para asegurar que la lectura se realice en un momento en que la mayoría de la comunidad pueda participar. La noche de Purim se convierte así en un tiempo de reunión y celebración comunitaria, iniciada por la lectura solemne de la Meguilá.

La lectura diurna, por otro lado, se realiza generalmente por la mañana, después de las oraciones de Shajarit (la oración matutina). Esta lectura matutina asegura que la historia de Purim se recuerde y celebre también durante las horas diurnas, reafirmando la relevancia continua de los eventos de Purim en la vida del pueblo judío.

Es importante cumplir con estos tiempos para satisfacer adecuadamente la mitzvá. La observancia de la lectura de la Meguilá tanto en la noche como en el día refleja la dualidad de la experiencia de Purim, marcada por la oscuridad de la amenaza y la luz de la salvación, y subraya la importancia de recordar y celebrar la protección divina en todos los momentos de la vida.

10. Correcciones Durante la Lectura

La precisión en la lectura de la Meguilá es de suma importancia, ya que cada palabra y frase contribuye al significado completo de la historia de Purim. Si el lector comete un error en la lectura de una palabra o frase que cambia el significado del texto, es esencial que se corrija y se vuelva a leer correctamente. Esto asegura que la mitzvá se cumpla de manera adecuada y que la integridad del relato se mantenga.

Los oyentes también tienen la responsabilidad de seguir atentamente la lectura y asegurarse de que sea precisa. Esto no solo implica escuchar cada palabra, sino también comprender el significado del texto para poder identificar posibles errores. La participación activa de los oyentes en la corrección de la lectura refleja la importancia comunitaria de la Meguilá y el compromiso compartido con la observancia precisa de la mitzvá.

La necesidad de correcciones durante la lectura subraya la seriedad con la que se aborda la lectura de la Meguilá en la tradición judía. La precisión en la recitación del texto es una expresión de respeto por la santidad de la Meguilá y por la importancia de los eventos que conmemora.

11. Respeto por el Rollo de la Meguilá

El rollo de la Meguilá es un objeto sagrado que contiene la narrativa central de la festividad de Purim. Como tal, debe ser tratado con el máximo respeto y reverencia, al igual que cualquier texto sagrado en la tradición judía. Este respeto se manifiesta en la forma en que se maneja y cuida el rollo.

Al leer la Meguilá, debe ser enrollada y desenrollada cuidadosamente, evitando cualquier acción que pueda dañar el pergamino o las letras. Además, no se debe colocar nada encima del rollo, como libros, otros objetos o incluso las manos, para preservar su santidad y evitar su deterioro.

Después de la lectura, la Meguilá se guarda en un lugar seguro y honorable, protegida de elementos que puedan dañarla. Este cuidado y respeto por el rollo de la Meguilá no solo asegura su preservación física, sino que también refleja la importancia espiritual y cultural de la Meguilá en la vida judía.

El tratamiento respetuoso del rollo de la Meguilá es una expresión tangible de la veneración por la palabra escrita y la historia sagrada, y sirve como un recordatorio constante de la presencia y la providencia divinas en la historia del pueblo judío.

12. Participación de la Comunidad

La mitzvá de escuchar la Meguilá, aunque es un mandamiento individual, se enfatiza enormemente en el contexto de la participación comunitaria. La festividad de Purim es una oportunidad para fortalecer los lazos comunitarios y celebrar juntos la salvación del pueblo judío.

Se alienta a que toda la comunidad, incluidos niños y ancianos, se reúnan para escuchar la lectura de la Meguilá. La inclusión de todos los miembros de la comunidad, independientemente de su edad o nivel de conocimiento, subraya la idea de que la salvación de Purim fue una experiencia colectiva y que su celebración también debe ser compartida por todos.

La participación comunitaria en la lectura de la Meguilá refuerza el sentido de unidad y celebración colectiva. Es una expresión de la solidaridad judía y un recordatorio de que la fortaleza del pueblo judío radica en su unidad y su capacidad para reunirse en momentos de alegría y gratitud.

Al escuchar juntos la Meguilá, la comunidad no solo cumple con la mitzvá, sino que también reafirma su compromiso compartido con las tradiciones judías y la memoria colectiva de su historia. Esta participación comunitaria es un componente esencial de la celebración de Purim y refleja el espíritu de júbilo y unidad que caracteriza a esta festividad.

13. Adaptaciones para Personas con Discapacidades

La inclusión y accesibilidad son aspectos importantes en la observancia de las mitzvot, y la festividad de Purim no es una excepción. Se hacen esfuerzos significativos para garantizar que todos los miembros de la comunidad, incluidas las personas con discapacidades, puedan cumplir con la mitzvá de escuchar la Meguilá.

Para las personas con discapacidades auditivas, algunas comunidades organizan lecturas especiales de la Meguilá con interpretación en lenguaje de señas, permitiendo así que quienes tienen dificultades auditivas participen plenamente en la celebración. Además, se pueden utilizar sistemas de amplificación de sonido o dispositivos de asistencia auditiva para facilitar la escucha de la lectura.

En el caso de las personas con discapacidades visuales, se pueden proporcionar textos de la Meguilá en formatos accesibles, como braille o con letras grandes, para que puedan seguir la lectura junto con el resto de la congregación. Esto asegura que todos los miembros de la comunidad tengan la oportunidad de experimentar la alegría y el significado de Purim.

Estas adaptaciones reflejan el compromiso de la comunidad judía con la inclusión y el respeto por la dignidad de cada individuo. Al garantizar que todos puedan participar en la mitzvá de escuchar la Meguilá, se fortalece la unidad comunitaria y se afirma la importancia de la accesibilidad en la práctica religiosa.

14. La Meguilá en la Diáspora

La celebración de Purim y la lectura de la Meguilá tienen una particularidad en ciudades que estuvieron amuralladas en tiempos de Josué, como Jerusalén. En estas ciudades, Purim se celebra un día después del Purim tradicional, y esta jornada adicional se conoce como Shushan Purim.

La razón de esta diferencia se basa en la narrativa del Libro de Ester, que relata que mientras en la mayoría del reino persa la victoria de los judíos y la derrota de sus enemigos se logró en el decimotercer día del mes de Adar, en la ciudadela de Shushán la lucha continuó un día más. Por lo tanto, en ciudades con características similares a Shushán, es decir, que estuvieron amuralladas en tiempos de Josué, la celebración y la lectura de la Meguilá se extienden al decimocuarto y al decimoquinto día de Adar.

En estas ciudades, la Meguilá se lee tanto en Purim (14 de Adar) como en Shushan Purim (15 de Adar), lo que refleja la prolongada celebración de la victoria en Shushán narrada en el libro de Ester. Esta doble lectura subraya la importancia de recordar y celebrar la salvación del pueblo judío en todas sus circunstancias y ubicaciones históricas.

La observancia de Shushan Purim y la lectura adicional de la Meguilá en ciudades amuralladas es un ejemplo de cómo las tradiciones judías se adaptan y reflejan la diversidad de experiencias y contextos históricos del pueblo judío.

15. Reflexión y Gratitud

Más allá de ser un simple relato histórico, la lectura de la Meguilá de Ester es un momento profundo de reflexión y gratitud. Es una oportunidad para recordar el coraje y la astucia de la reina Ester y de Mardoqueo, cuyas acciones fueron cruciales para la salvación del pueblo judío en el antiguo Imperio Persa.

La historia de Purim es una invitación a reflexionar sobre las lecciones de fe y valentía que se desprenden de la narrativa. La intervención divina, a menudo oculta en los eventos cotidianos, es un tema central en el Libro de Ester. A pesar de que el nombre de Dios no se menciona explícitamente en la Meguilá, su presencia y providencia se perciben a lo largo de toda la historia, recordándonos la importancia de la fe y la confianza en momentos de incertidumbre y peligro.

La alegría de Purim no se limita a la celebración de la supervivencia física del pueblo judío frente a la amenaza de exterminio. Es también un reconocimiento de la preservación del espíritu y los valores judíos a lo largo de los siglos. La festividad subraya la resiliencia y la fortaleza de la identidad judía, incluso en las circunstancias más adversas.

La lectura de la Meguilá, por lo tanto, es un acto de gratitud por la protección divina y la fortaleza espiritual del pueblo judío. Es un recordatorio de que, a pesar de los desafíos y las persecuciones a lo largo de la historia, el espíritu y los valores judíos han prevalecido y continúan guiando a la comunidad en el presente y hacia el futuro.

En resumen

La lectura de la Meguilá de Ester en Purim es una mitzvá llena de significado y alegría. Es una oportunidad para reunirse como comunidad, recordar la historia de la salvación del pueblo judío y celebrar la continuidad de la tradición judía. La observancia de las leyes halájicas asegura que esta práctica se realice con reverencia y respeto, manteniendo vivas las enseñanzas y valores de la fe judía.

Esta celebración no solo conmemora un evento histórico, sino que también refuerza la identidad y los valores compartidos de la comunidad judía. A través de la lectura de la Meguilá, los judíos de todo el mundo se conectan con su pasado, fortalecen su presente y miran hacia el futuro con esperanza y determinación.

La alegría de Purim, manifestada en la lectura de la Meguilá, las festividades y la generosidad hacia los demás, es un reflejo del espíritu indomable del pueblo judío. Es un recordatorio de que, a pesar de las adversidades, la fe, la esperanza y la unidad pueden prevalecer.

pinchar en la imagen para ver el video

En definitiva, la lectura de la Meguilá de Ester es una expresión vibrante de la vida judía, que combina la solemnidad de la tradición con la alegría de la celebración. Es un momento para apreciar la riqueza de la herencia judía y comprometerse una vez más con sus valores eternos.

¡Sube a bordo!

suscribete

¡Prometemos que nunca te enviaremos spam! Echa un vistazo a nuestra política de privacidad para obtener más información.

Te ha gustado la entrada Guía Halájica para Purim: Leer la Meguilá, 23/03/24 Tarde al 24/03/24 Noche puedes ver mas entradas asi en nuestra categoria de Festividades y Parashat ha shabua.

Mas contenido de tu Interes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir