#Fixed Mobile

El Libro de Ester predice el Juicio de Neuremberg

La historia de Purim

Que encontraras aquí
  1. La historia de Purim
    1. El exilio y la amenaza de aniquilación
    2. Amalec y el paradigma del mal
  2. El enigma en el texto de Esther
    1. La petición de Esther y su cumplimiento
  3. Purim y el juicio de Nuremberg
    1. Un mensaje oculto en las letras
  4. El grito de Strangl en la horca
  5. Purim perdura en la historia

En este artículo, exploraremos la fascinante historia acerca del libro de Ester y como este predice el juicio de Purim. Además, descubriremos cómo este evento histórico se relaciona con el juicio de Nuremberg.

Libro de Ester

Acompáñanos en este viaje a través del tiempo y la tradición judía.

Te puede interesar leer: El misterio de Metatrón desvelado

El exilio y la amenaza de aniquilación

Hace más de 2000 años, el pueblo de Israel fue conquistado por el Imperio babilónico y exiliado en Babilonia. Durante 70 años, permanecieron en esta tierra extranjera. Es en este contexto que se desarrolla la historia de Purim, uno de los escritos más tardíos que conforman el Tanaj (la Biblia hebrea).

En ese periodo, se perpetuó uno de los intentos de aniquilación masiva más grandes en la historia del pueblo judío hasta ese momento. El Primer Ministro del reino, Hamán, descendiente del antiguo pueblo de Amalec, planeó exterminar a todos los judíos del imperio.

Amalec y el paradigma del mal

Amalec, el pueblo del cual Hamán era descendiente, es considerado en los textos bíblicos como un paradigma del mal. Se cree que desciende de Esaú, el hermano de Jacob y uno de los tres patriarcas del pueblo de Israel. En el libro de Éxodo, se menciona que Dios estará en guerra con Amalec de generación en generación.

En el libro de Esther, se relata cómo gracias a la diplomacia de la reina Esther, sobrina de Mardoqueo, líder del pueblo en el exilio, se derogó el terrible edicto de Amán y se decretó la condena para Amán y sus diez hijos. Este hecho milagroso se celebra cada año en la fiesta de Purim.

El enigma en el texto de Esther

Si examinamos detenidamente el texto del libro de Esther en su idioma original, encontramos una peculiaridad en el relato de la ejecución de los diez hijos de Amán. Este fragmento está escrito de forma inusual, siendo el único en el libro que se presenta en dos columnas. En la columna de la derecha, aparecen los nombres de los hijos de Amán que son ejecutados, y en la columna de la izquierda, encontramos la palabra "Beth" (beet en hebreo), que significa "ia".

La tradición judía entiende que esta escritura especial transmite un mensaje implícito en el texto. Cada vez que aparece la palabra "beet" al lado de los nombres de los diez hijos de Amán, se deduce que otras diez personas serán colgadas, además de los hijos de Amán, tal como solicitó Esther.

La petición de Esther y su cumplimiento

En el libro de Esther, vemos que Esther solicita al rey que los diez hijos de Amán sean colgados en la horca al día siguiente. Sin embargo, surge una pregunta intrigante: ¿por qué solicita su ejec

ución si ya estaban muertos? La tradición judía explica que Esther deseaba que sus cadáveres fueran colgados como un acto simbólico.

Otro aspecto sorprendente es por qué Esther no pidió que fueran colgados ese mismo día, sino que esperó hasta el día siguiente. La tradición sugiere que el término "mañana" puede referirse tanto al día siguiente como a un futuro distante. Además, señala que los eventos registrados en la Biblia tienen relevancia para el futuro y son señales de lo que ocurrirá en generaciones posteriores.

Purim y el juicio de Nuremberg

En agosto de 1945, representantes de Estados Unidos, Gran Bretaña, la Unión Soviética y Francia firmaron un acuerdo para establecer el Tribunal Militar de Nuremberg. Este tribunal fue creado para enjuiciar a los criminales de guerra nazis y sancionar a los responsables de los crímenes contra la humanidad cometidos durante el régimen de Adolfo Hitler.

En el juicio de Nuremberg, llevado a cabo a lo largo de más de 200 sesiones durante 10 meses, se condenó a muerte a varios criminales nazis. Entre ellos se encontraban 10 individuos, representantes del odio y la crueldad del régimen nazi, que fueron colgados en la horca.

Resulta sorprendente cómo la historia de Purim, registrada en el libro de Esther, parece encontrar un paralelismo en el juicio de Nuremberg. El cumplimiento de la petición de Esther y la ejecución de los descendientes de Amalec reflejan un evento similar ocurrido en 1946, cuando diez criminales nazis fueron colgados en la horca.

Un mensaje oculto en las letras

Analizando más a fondo el texto que relata la ejecución de los diez hijos de Amán, encontramos anomalías en las letras. Tres de ellas son más pequeñas que las demás: la letra "Tav" en el nombre del primer hijo, la letra "Shin" en el nombre del séptimo hijo y la letra "Samej" en el nombre del décimo hijo. Estas tres letras pequeñas tienen un valor numérico de 707 en hebreo.

Además, encontramos otra peculiaridad en el texto: la letra "Bet" en el nombre del décimo hijo es más grande que las demás. Según la tradición judía, esta letra, con un valor numérico de 6, representa el sexto milenio.

Uniendo todas estas pistas, se revela que en el sexto milenio, en el año 707 del calendario hebreo (equivalente a 1946 en el calendario gregoriano), diez descendientes de Amalec serán ejecutados. Este mismo año, los diez criminales nazis fueron condenados a la horca en los tribunales de Nuremberg. El libro de Esther parecía profetizar este evento a través de las letras pequeñas y grandes del texto.

El grito de Strangl en la horca

Algunos testimonios relatan que, cuando uno de

los criminales nazis, Julius Streicher, fue llevado a la horca, miró hacia abajo y gritó: "Purim Fest". Este grito resulta desconcertante, ya que el evento ocurrió en octubre, meses que normalmente no coinciden con la celebración de Purim. Sin embargo, la conexión entre Purim y el juicio de Nuremberg se hizo evidente.

El año 1946 fue un año de gran significado para el pueblo judío, marcado por la condena de los criminales nazis y la justicia que prevaleció sobre el mal representado por Amalec y sus descendientes. Strangl, al gritar "Purim Fest", parecía comprender la conexión profunda entre el pasado y el presente, y cómo la celebración de Purim y el juicio de Nuremberg convergían en un mensaje de victoria y esperanza para el pueblo judío.

Purim perdura en la historia

La historia de Purim continúa siendo celebrada cada año como una festividad que conmemora la salvación del pueblo judío de las manos de Amán y sus hijos. Este relato bíblico encierra un mensaje poderoso de resiliencia, justicia y triunfo sobre la maldad. La conexión inesperada entre Purim y el juicio de Nuremberg nos invita a reflexionar sobre la importancia de recordar el pasado y aprender de él para construir un futuro mejor.

En conclusión, la historia de Purim nos muestra cómo los eventos pasados y presentes pueden entrelazarse de maneras sorprendentes. A través de la interpretación de los textos y la comprensión de las tradiciones judías, podemos apreciar el significado más profundo de esta festividad y su relevancia en la historia del pueblo judío.

¡Que Purim sea motivo de alegría y reflexión para todos!

¡Sube a bordo!

suscribete

¡Prometemos que nunca te enviaremos spam! Echa un vistazo a nuestra política de privacidad para obtener más información.

Te ha gustado la entrada El Libro de Ester predice el Juicio de Neuremberg puedes ver mas entradas asi en nuestra categoria de Identidad Judía.

Mas contenido de tu Interes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir